Ojo con el estado que ponemos en WhatsApp


Los estados de WhatsApp se han convertido en una seña de identidad para sus usuarios y los hay para todos los gustos. La mayoría selecciona alguno de los predeterminados, en los que se indican si el usuario está disponible, ocupado, en el cine o en el trabajo, pero hay quien se deja llevar por su creatividad escribiendo alguna frase que le defina, identifique o simplemente que muestre su estado de ánimo en ese momento. Pero a partir de ahora mucha precaución con los estados de WhatsApp.



Pero, ¿qué ocurre si alguien comparte en su estado algún mensaje fuera de lugar o unas palabras dedicadas a alguien en concreto para atacarle o desprestigiarle?

Al parecer, la resolución de un juzgado de Valencia, España, ha sentado precedente en este asunto, puesto que se ha condenado a un médico con una multa de dos mil euros por escribir en su estado la frase “No te fíes de Javier Gutiérrez”, un nombre ficticio que se ha sustituido por el real, perteneciente a su socio.

Esta curiosa sentencia además, obliga a mantener durante dos meses un estado de WhatsApp muy diferente: “Mediante sentencia de fecha 30-12-2015 J.M. fue condenado por intromisión ilegítima en el honor de Javier Gutiérrez”.

Al parecer, el juez ha considerado que el infractor cayó en una descalificación que afectó a la reputación de su socio, quien pedía una cantidad de 10.000 euros.

Multado por su estado en WhatsApp

No obstante, el juez aclaró que la frase no incluía contenido ofensivo “de especial gravedad” y redujo la cantidad a 2.000€ “En el ámbito que afecta a personas en contextos que no tienen relevancia pública, prevalece la libertad de información sobre el derecho al honor cuando lo que se cuenta es veraz y la difusión resulta proporcionada”, dice literalmente la sentencia.

Es por esto que hoy en día tenemos que andarnos con mucho cuidado a la hora de desahogarnos por medio de un estado en WhatsApp, y no dejarnos llevar por un arrebato, es mejor contar hasta diez y dejar atrás las malas experiencias con esas personas que nos han provocado un disgusto, hay muchas cosas positivas en las que emplear mejor nuestro tiempo, y además no es nada agradable la consecuencia de tener que pagar una multa, de todas formas no creo que veamos muchos casos como este, pero por si acaso hay que ser cautelosos.